Trabajar con personas con autismo, o con sus familias, es algo complejo, difícil, a veces agotador, e incluso puede ser muy frustrante, sin embargo, aquellos cuya única relación con el autismo es meramente profesional y han conseguido trabajar durante -por lo menos- cuatro años seguidos en autismo, han dejado patente que es algo vocacional, sea esta vocación sobrevenida o de siempre,

Reflexionar sobre el desempeño profesional es algo que debe darse en cualquier trabajo, pero cuando ese trabajo implica algo tan delicado y precioso como el futuro de las personas, hay que ser especialmente reflexivo y crítico.

Daniel Comín, Director de la Fundación Autismo Diario. Director y Editor de Autismo Diario y responsable de supervisión de artículos científicos, por su experiencia en el tema,  publica el 31 de Diciembre de 2017 lo que para él son los 10 puntos básicos para todo profesional del autismo.

 

 

  1. El conocimiento evoluciona, lo que hoy es cierto, quizá no lo sea en 10 años, es básico formarse de manera continuada.
  2. Hay que informar a las familias con honestidad, y sobre todo a considerar básico que la formación de madres y padres es fundamental, debes saber compartir el conocimiento.
  3. Si la familia del niño con la que trabajas no quiere formarse o no se implica (Que esto pasa) quizá debas replantearte no trabajar con esa familia.
  4. La escuela es una parte muy importante de la vida del niño,SÍ, debes ir al colegio y coordinarte con el equipo pedagógico, y también ponerte a su disposición.
  5. Respeta al niño por encima de todo, y para ello deberás entender que hay que trabajar en equipo con otros profesionales, y eso implica que hay que aprender a escuchar al otro para poder aplicar -entre todos- las mejores estrategias para apoyar al niño, pero SIEMPRE con el conocimiento de la familia.
  6. Decir “NO SÉ” no es sinónimo de ser mal profesional. Trabaja en equipo, consulta con otros colegas, son colegas no la competencia.
  7. Cuida tu salud mental, NUNCA trabajes con un niño cuando estés con depresión, o furia, o ira, o cualquier emoción altamente negativa, tu trabajo INCIDE en la vida de un niño o niña. Nunca olvides que jamás le enseñarás nada a un niño al que no le caigas bien.
  8. Nunca juzgues a nadie, ni siquiera a ti mismo. Si tienes una situación complicada entre manos que no eres capaz de resolver o solucionar, pide ayuda. Si no te ves capaz de trabajar con algún niño, por el motivo que sea, sencillamente renuncia, no tiene nada de malo ni te convierte en mal profesional.
  9. Muchas veces encontraras a madres y padres en una muy difícil situación emocional,  es muy importante que apoyes a la familia en ese sentido, aunque probablemente deban ser otras personas quienes trabajen ese aspecto del duelo. Si la familia no está fuerte y serena todo es más lento, difícil y duro, dar ese apoyo también es parte del trabajo, ya que cuando la familia tiene información, formación y apoyo, tiene una postura de serena esperanza que les permitirá aprender más y mejor, estar más atentos, y tardarás mucho menos tiempo en decir adiós a esa familia, porque ese es el objetivo, dejar de ser necesarios.
  10.  El día que veas a los niños y sus familias como clientes, mejor dedícate a otra cosa, ya no estás capacitado para trabajar con niños

 

NOS PREOCUPA SU PRIVACIDAD Las estadísticas de esta web se generan con la ayuda de Google Analytics (como la mayoría de webs). Los datos recopilados NO identifican a los usuarios y solamente sirven para mejorar nuestro servicio. Al utilizar esta web acepta el uso de estas cookies y otras estrictamente necesarias para el normal funcionamiento del servicio. Aviso Legal