Se centraría fundamentalmente en dos ámbitos:

EN EL AULA:

• Modificar  el ambiente del aula.
• Proporcionar ambientes estructurados que posibiliten los aprendizajes eliminando los objetos innecesarios y distractores.
• Establecer normas escritas claras y sencillas de comportamiento y de aula.
• Reservar un espacio visible y accesible en el aula para poner la información, llamando la atención del alumnado cuando haya novedades.
• La necesidad de moverse que manifiesta el alumnado con Trastornos de neurodesarrollo debe ser considerada como un aspecto relevante en la planificación de actividades y en la utilización de los espacios del aula, siendo necesario establecer tiempos que les permitan moverse.
• Cuando sea posible se han de ajustar los horarios en función del índice de fatiga, de rendimiento escolar o de toma/ efecto de la medicación (si está medicado).
• Se le reservará un tiempo para que ordene su mesa y materiales (libros, cuadernos), diciéndole cómo debe hacerlo y supervisándolo hasta que se convierta en un hábito.
• La ubicación del alumno/a se realizará en un lugar dónde se evite el máximo de distracciones, pero no se le aislará o separará de forma
significativa. La proximidad al profesorado puede favorecer el contacto visual y la supervisión de tareas. El sentarlo al lado de un compañero que pueda servirle como modelo positivo será de gran utilidad.
• La utilización de medios técnicos e informáticos favorecerá su atención y motivación.

EN EL PROFESORADO:


• Cambiar la actitud del profesor.
• Mejorar su capacidad para solucionar los problemas.
• Tener en cuenta que el menor no se comporta así porque quiere sino porque tiene un trastorno de etiología neurológica.
• Para asegurar y mantener la estructura del aula no vacile en proporcionar listados de las reglas básicas y/o colocar recordatorios a la vista del menor (tarjetas visuales, cartel, póster...).
• Proporcionar instrucciones breves, simples y claras, por muchos y variados canales de comunicación, auditiva, visual, manipulativa (multisensorial).
• Adaptaciones metodológicas: situar al alumno en la primera fila del aula, lejos de ventanas o elementos que puedan llamar su atención, asegurar la comprensión de las explicaciones o de las instrucciones para realizar las tareas, permitir al alumno que realice algún desplazamiento por el aula a intervalos periódicos, adaptar el tiempo de realización de las tareas, así como la cantidad de las mismas, facilitar estrategias atencionales, priorizar los objetivos fundamentales, cambiar la temporalización, simplificar los objetivos, realizar una evaluación diferente, modificar el tiempo de evaluación y la cantidad de preguntas, ejercicios o cuestiones.
• Disposición para la coordinación a través de los padres y de los profesionales educativos y sanitarios.
• Formación y conocimiento en Trastornos del neurodesarrollo.
• Establecer estrategias de afrontamiento y resolución de problemas.
• Valoración de la diversidad de estilos de aprendizaje y fomento de las habilidades sociales del alumno/a.
• Creación de ambientes estructurados y predecibles (rutinas, descansos,horarios, agendas...).
• Ampliar sus conocimientos en: Técnicas de modificación de conducta, relajación, contratos de contingencias, economía de fichas, técnicas de modelado, role-playing

 

NOS PREOCUPA SU PRIVACIDAD Las estadísticas de esta web se generan con la ayuda de Google Analytics (como la mayoría de webs). Los datos recopilados NO identifican a los usuarios y solamente sirven para mejorar nuestro servicio. Al utilizar esta web acepta el uso de estas cookies y otras estrictamente necesarias para el normal funcionamiento del servicio. Aviso Legal